martes, 25 de agosto de 2009

Dos lunas y Vicente Fox


¡Que nuestro cielo tendrá dos lunas?
¿A quién se le pudo ocurrir semejante barbaridad!
Según correos electrónicos e información circulando por la interred (internet) nuestros ojos podrían ser maravillados al poder observar dos lunas.
La fecha prevista es el próximo 27 de agosto de este año.
Aunque es astronómicamente imposible; ya que la distancia que existe entre la Tierra y Marte varia de 57 a 400 millones de kilómetros, mientras que la Luna se sitúa a 384 400 kilómetros de la Tierra, la noticia ha causado asombro y especulaciones por parte de los fanáticos. Jamás se verán dos lunas, pues la distancia más cercana en que se han encontrado la Tierra y Marte fue en el año 2003, el 27 de agosto. La distancia fue de 55.80 millones de kilómetros, y Marte apenas se vio como una estrella roja brillante.
Otro punto importante es que si Marte se acercara al grado de parecer otra luna, las catástrofes serian de una magnitud elevada. Pues su poder de atracción (gravedad) causaría graves estragos.
Seguramente a esto se refería Vicente Fox al mencionar que la crisis económica del país es resultado de una convergencia de "astros en sentido negativo, de vibras negativas".
Que fácil echarle la culpa a las estrellas y a los planetas, ¿no?

martes, 18 de agosto de 2009

¿ciencia y cultura?


Hace unos meses me encontré con un artículo de revista llamado, “Entre la cultura y la ciencia” el cual abordaba algunas de las inconsistencias al momento de hablar. La mayoría sobre la falta de la cultura científica, y es que también he de confesar que tengo una crítica al autor del artículo. El título hace pensar que la ciencia y la cultura son dos disciplinas separadas. En realidad la ciencia es una expresión más de la cultura, como lo es la literatura o la pintura, por hablar de las artes. Si bien es cierto que hemos crecido pensando en que la ciencia esta apartada del resto de la cultura, es necesario convencernos que lo peor que puede suceder es continuar separándolas.
Una de las frases más utilizadas y que aparecen en este artículo es por ejemplo, “el sol sale por las mañanas” como si estuviera en algún interior, dice el autor. Cuando en realidad se debe a movimientos de rotación de la tierra alrededor del sol lo que provoca que el sol “salga” o mejor dicho, la noche y el día son producto de los movimientos del planeta. La luz y la oscuridad.
Aunque pareciera que la frase no afecta a nadie o a nada, sin querer un error como este provoca que otro error se cometa en el futuro. Una serie de errores se van acumulando, y con el paso del tiempo la idea es errónea, y se interpreta mal a la ciencia, a los científicos, y al conocimiento en general.
Algo muy similar ocurre al utilizar el verbo caer, dice el autor. Y es que a veces no sabemos referirnos adecuadamente cuando hablamos de la gravedad. La gravedad no provoca que caigamos, pero solemos utilizarla desmedidamente sin tener en cuenta las consecuencias. Como resultado: una errónea interpretación de las leyes de la física.
El artículo al que nos referimos se encuentra en el número 57 de la revista algarabía.

martes, 11 de agosto de 2009

¿Somos los hombres producto de la creación!


Cierto domingo, descansando plácidamente, tocaron a mi puerta. Era un par de personas que con libro en mano me invitaron a leer la palabra de Dios y cómo poder salvarme del Armagedón. —Dios creó al hombre— a su imagen y semejanza. Y le dio poder sobre todas la criaturas para su beneficio.
Sólo Respondí con un fragmento tomado del libro El origen del hombre de Charles Darwin. Y puse; como decía el chavo del ocho, “sin querer queriendo” a pelear libro contra libro.

“Al hombre se le puede disculpar que experimente cierto orgullo por haber escalado, aunque no con su esfuerzo, la cúspide de la jerarquía orgánica. Por otra parte, el hecho de que haya ascendido a dicho puesto, de que no se encontrase en él desde un buen principio, le permite concebir esperanzas de alcanzar en un futuro lejano objetivos aún más encumbrados. Pero lo que ahora importa no son las esperanzas ni los temores, sino solamente la verdad, en la medida en que nuestra razón nos permita desvelarla. He procurado presentar las pruebas recogidas lo mejor que he sabido, y en mi opinión, resulta forzoso reconocer que el hombre, a pesar de las nobles cualidades que le adornan, de la compasión que muestra hacia los más menesterosos, de su bondad no sólo para con los otros hombres, sino también para con las criaturas más insignificantes, de su intelecto divino y de que ha llegado a elucidar los movimientos y constitución del sistema solar, a pesar de todo ello, digo, el hombre aún lleva impresa en su estructura corpórea la huella indeleble de su humilde origen”

Para la religión existe la fe, para la ciencia, la demostración de los hechos. Cada uno tiene su versión, yo prefiero la de la ciencia. Que me invita a dudar y comprobar su explicación.
Joaquín Sabina canta: que el diccionario detenga las balas. Yo, modestamente añadiría, para este caso: que la ciencia combata los dogmas.

martes, 4 de agosto de 2009

marihuana cientifica


De la nube de Manu Chao a Welcome to Tijuana… o casi cualquier rola.
Del letargo de Andrés Calamaro a Loco o Chocolate.
De la locura del Tri de México; ¡mama préndele a la grabadora! A Nuestros Impuestos
De la irreverencia sublime de Genitalica a mi Marijuana
Del singular ritmo de Los Tigres del Norte a Camelia la Texana.
De los no mencionados a los omitidos.

El consumo de cannabis produce pérdida momentánea de memoria. Al menos mientras se está bajo su efecto. Y ahora científicos de España han podido dar con el problema. Resulta que en el cerebro hay receptores cannabinoides que se unen al THC (tetrahidrocannabinol) que es la molécula de la marihuana. Como dijera el Dr. Simi, la sustancia activa; en este caso: psicoactiva. Lo que provoca es una alteración en la vía de señalización que controla la síntesis de proteínas que ocurre en las neuronas, es decir, los efectos sobre la memoria y aprendizaje.
La idea de trabajar con el cannabis supone un fin justificable, encontrar una aplicacion terapéutica, en muchos países su consumo es legal para esta finalidad. El consumo terapéutico del cannabis se justifica por sus efectos analgésicos, los efectos secundarios como la pérdida momentánea de memoria podrían ser apartados si se continúa con la investigación. Mientras tanto los conejillos de indias, son ratones de laboratorio.
Probablemente muchos de los mitos que rodean a la marihuana tengan que ver con las consecuencias de su consumo, una de ellas la alteración del circuito del recuerdo.
"La novedad del estudio es que hemos descubierto cómo lo hace", esa es la maravillosa tarea de la ciencia básica. Pero sin ella, difícilmente se llegara a la obtención de fármacos, que ayuden a curar ciertas enfermedades.

Foto:souvenirs, Amsterdam, Octavio Hernández