miércoles, 23 de marzo de 2011

Mi amigo Satán

“[…] pero te aseguro que de haber ganado
ni muerte ni infierno
ni cinco ni dos,
ni tuyo ni mío
ni odio ni trabajo,
habrían existido,
ni diablo ni Dios”

Hace unos días me visitaron en casa dos de esas personas que promueven la lectura de la Biblia y el acercamiento a Dios. Entre las cosas que me dijeron sobre Dios y el fin del mundo, una que me llamó la atención fue que el reino de Dios está por venir, según esto y después de leer varias líneas de la Biblia, me explicaron que cuando Adán y Eva comieron del fruto del árbol del conocimiento, Dios le dejo el mundo a Satán, le permitió gobernar a sabiendas que era incapaz de lograrlo, Dios se encargaría del cielo y desde ahí sería un observador. Cuando Cristo estuvo en la tierra trato de hacer ver que la humanidad vivía en pecado e intento que hombres y mujeres remediaran sus faltas pues el reino de Dios estaba por venir, según las personas que me visitaron, Cristo vendrá a reinar la tierra por mandato de Dios pues Satán no lo ha logrado y su venida estará marcada por catástrofes naturales como los terremotos y por guerras entre naciones. Aunque cada uno de estos puntos son debatibles con la ciencia, hay uno que no lo es y es el motivo de este artículo. Satán ha gobernado la tierra desde que dios se enfadó por la desobediencia de Adán y Eva. Y aquí entra a colación la cabecera de este artículo, que es un fragmento de la canción Mi amigo Satán de Joaquín Sabina. El reino de Dios, dice la Biblia, arrasará con los pecadores, vendrá la vida eterna y se terminara el sufrimiento. En un fragmento de la Biblia que me hicieron leer decía que todos nos convertiremos en súbditos de Dios. Y viene a mi mente un fragmento de las declaraciones que hiciera Gadafi a principios de la rebelión en Libia; o al menos así lo tradujeron muchos noticieros, “quien no me ame, no merece vivir”, esta es la clara muestra de un régimen totalitario, quien no está con él, está en su contra. Mientras las personas que me visitaron en casa me hablaban de una monarquía y que eso es lo que nos espera, yo perseguía mostrarles que la democracia es a lo que deberíamos aspirar, es por eso que la canción de Sabina me hace ver que en el supuesto caso de que Dios existiera, aunque prefiero el punto de vista de Hawkins que dice que Dios no es necesario para que el universo exista; Satán nos ha permitido vivir libremente, creemos en lo que queramos creer, vivimos como mejor nos gusta, y además de eso, tener una conciencia sobre la libertad. Que ¿Qué tiene que ver esto con la ciencia? Pues que la libertad es uno de los planteamientos que Dennett responde en La evolución de la libertad, un texto que argumenta partiendo de la biología evolutiva y la neurociencia cognitiva principalmente, como el razonamiento de Darwin puede ayudarnos a reconstruir los pasos que llevaron desde las formas de vida más sencillas hasta los más profundos pensamientos humanos sobre cuestiones de moralidad y sentido, ética y libertad. Dennett nos plantea cuantos tipos de libertad existen y si somos libres, ¿somos también responsables por el hecho de serlo o simplemente afortunados?

Siguiendo con la metáfora, Cuando Adán y Eva comieron del fruto del árbol del conocimiento, no sólo se condenaron a vivir sin el cobijo de Dios, (ver artículo) sino que además de eso adquirieron libertad, aunque ante los ojos de Dios esto sea parte de un gran pecado. La pregunta ahora es ¿estamos dispuestos a dejar de ser libres a cambio de la oferta de Dios?