martes, 12 de mayo de 2009

¿Porqué Mentimos?


La mentira es parte de nuestra naturaleza. Es una característica inherente y necesaria para la supervivencia y por consecuencia para la evolución. Muchos insectos comestibles como las mariposas obtienen protección imitando la apariencia externa de otros insectos desagradables o provistos de un aguijón. Los predadores también mienten. El alacrán marino espera, pacientemente, en el fondo del mar, fusionándose casi con el trasfondo. La única parte conspicua es un pedazo de carne, de apariencia de gusano, al extremo de una “caña de pescar” que se proyecta desde la parte más alta de su cabeza. Cuando se acerque una presa en forma de pez pequeño. El alacrán marino hará danzar su carnada en forma de gusano frente al pececillo con el fin de atraerlo hasta la región donde se oculta su propia boca. Abrirá, repentinamente sus mandíbulas y el pececillo será succionado y devorado. El alacrán marino mentirá, explotando la tendencia del pececillo a acercarse a los objetos que tengan la apariencia y se retuerzan como gusanos. Dirá: “Aquí hay un gusano”, y cualquier pez pequeño que “crea” la mentira, será rápidamente comido.
La capacidad para “mentir” se encuentra íntimamente ligada con la supervivencia de los organismos, no se hace de manera premeditada. No existe una inclinación consciente a la mentira con la finalidad de encontrar un beneficio. Cada especie ha encontrado una manera de sobrevivir de acuerdo con el medio en que se rodea. Parte de esta información se encuentra en los genes. Información que dicta ciertas conductas y propicia la adaptación y supervivencia. El hecho de “mentir” para “ganar” es una de las características que compartimos la mayoría de las especies que habitan en la tierra, después de todo no podemos renegar de nuestro origen, lo llevamos en los genes.

Parte de este texto fue tomado de la obra El gen Egoísta de R. Dawkins

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"...todo lo que digas podrá ser usado en tu contra..."

¿nuestros genes pelean contra nuestra moral?

segun yo, la mentira ha sido históricamente un andamio para el curso de la sociedad (fraudes, mesias, misticismos, invasiones gringas para liberal pueblos...), doy gracias a la ciencia y a la filosofía que han ampliado nuestros horizontes.

Para estar "IN" con el tema del México actual la famosa "influenza porcina" no sólo ha cambiado el nombre del presidente por el de "Jelipe" sino ha dado pauta a no creer en los virus (ja!)...

¿de un día para otro la influenza ya no es una amenaza nacional? ¿de un dia a otro el pequeño pez no caerá en la mentira del alacrán marino?

segun yo se necesitan meses de investigación y presupuestos suficientes para encontrar remedio contra un nuevo virus, para el segundo cuestionamiento seguro se necesitan muchos muchos muchos años...

despues de todo, la mentira tiene una razón, muchas veces las verdades son peligrosas...en fin yo le creo a la naturaleza, la moral no me dejará mentir...

pd. lo de Jelipe es porque muchos de los que votaron por el ya le perdieron la Fe.

Serendipia dijo...

Pues es que así es. “Anónimo” me hubiese gustado que pusieras tu nombre, será para la próxima.
La mentira es una característica genética de casi todos los seres vivos y solo en el caso de los humanos entraría lo que llamamos moral, que no es otra cosa más que una invención de la mente creada para restringir y consentir acciones y procederes. El caso de la Influenza, ya la historia nos hará ver la verdad. Felipe nunca fue de fe, y ahora menos lo podrá ser. Los empleos se reducen y las deudas nos llevarán a un lugar desconocido. La fe y la moral nada tienen que ver con la ciencia. Y espero que eso no cambie.